preguntenos preguntenos preguntenos

La Industria farmacéutica y de alimentos depende en gran medida de artículos tan esenciales como las mangueras para garantizar la calidad en su cadena de producción. Es por ello que la elección de este tipo de productos debe realizarse cuidadosamente, teniendo en cuenta las recomendaciones de la FDA para un correcto desempeño. Por esta razón, Representaciones Industriales RDV responde algunas preguntas claves para una adecuada elección.

¿Cuál será su uso y aplicación?

Al momento de escoger una manguera siempre se debe tener en cuenta su composición, además de la labor que cumplirá y el contacto que tendrá con distintos componentes y materiales químicos. Por esto deberá preguntarse: ¿Con qué tipo de presión trabajará? ¿Será para uso fijo o para desmontar? ¿Debe tener algún tipo de revestimiento?

¿Es de buena calidad?

Antes de fijarse en el precio, considere si la manguera cumple rigurosamente con las normas de bioseguridad expedidas por la FDA (Administración de alimentos y Medicamentos, por sus siglas en inglés) para su contacto con productos farmacéuticos, alimenticios y cosméticos. Tener la certificación de esta corporación federal es una referencia de calidad, por ello, asegúrese de adquirir mangueras que cuenten con este sello de calidad.

¿Qué clase de productos pueden transportar?

Normalmente, las mangueras están hechas para trasvasar líquidos y sólidos. Sin embargo, cada producto tiene una compatibilidad química diferente. Píldoras, fármacos, azúcares e incluso polvos pasan en su orificio interior, por lo cual hay que tener en cuenta la composición  de los materiales con los que están hechas las mangueras para no afectar el producto y poner en riesgo al consumidor.

¿Qué factores físicos hay que tener en cuenta?

La presión y la temperatura son dos variables imprescindibles que se deben contemplar al momento de adquirir este tipo de mangueras, debido a que por el medio ambiente, siempre cambiarán las condiciones y especificaciones, de acuerdo a su uso y aplicación.

Presión: cada manguera tiene una presión determinada por su diámetro y composición. Existen mangueras de plástico, mangueras con refuerzo textil, mangueras reforzadas en acero o mixtas. La presión de la manguera varía según el diámetro, siendo las más pequeñas una de las más resistentes.

Temperatura: siempre hay que considerar el hecho de que la manguera estará expuesta a temperaturas muy elevadas. Ya sea por la fricción de los productos que pasen a través de ellas, o por las condiciones ambientales del lugar en donde serán instaladas. Por esto, se debe tener en cuenta que en una temperatura bastante alta, la presión aumentará, pudiendo ocasionar considerables daños y perjuicios dentro de la cadena de producción.

¿Cómo se limpian las mangueras?

Existen  varios tipos de lavado a presión y/o con vapor que permitirán esterilizar las mangueras, dejándolas libres de alguna amenaza biológica. Aquí le mostramos dos alternativas:

  • CIP (cleaning In Place): Es un tipo de lavado In Situ que permite la circulación de una solución especial para limpiar el interior de las mangueras.
  • SIP (Sterilization In Place): Un proceso de limpieza que realiza principalmente con vapor que circula con una temperatura de 120°C, al menos durante 15 minutos.

¿Son fáciles de desmontar?

Por lo general, casi nunca se tiene en cuenta este aspecto; sin embargo, al aplicarlo podría ahorrarle tiempo y dinero. Una maguera        flexible se acopla perfectamente cuando se desmonta fácilmente. Entre tanto, las mangueras pesadas y rígidas son complejas para separarlas de la máquina en la que están operando, esto podría generar derrames y poner en riesgo el producto, además de la vida de los trabajadores.

En Representaciones Industriales RDV, contamos con gran variedad de mangueras fabricadas con tecnología de punta y la calidad exigida por la FDA. Lo invitamos a ponerse en contacto con nosotros para asesorarlo y responder sus inquietudes.